Lesvy Berlín no se suicidó; familia y amigas más cerca de la justicia

Redacción

Noticias MX.- Jorge Luis González y Lesvy Berlín Rivera Osorio tuvieron interacción durante “la maniobra de estrangulamiento” que sufrió la joven en una caseta telefónica el 3 de mayo de 2017 en Ciudad Universitaria, concluyó la perita en criminalista y experta en feminicidios Mercedes Adriana Rubio Mendoza.

Al concluir las audiencias de los testigos de la parte agraviada en el marco del juicio oral que se le sigue a Jorge Luis, presunto autor de la muerte de Lesvy, la también odontóloga forense calificó de improbable que Lesvy se haya suicidado y sostuvo que la joven presentaba un estado etílico severo.

La especialista que ha participado en protocolos de feminicidios cuestionó que los fragmentos de la huella de una palma de mano en el teléfono público no hayan sido confrontados o comparados con otras personas.

Recordó que en los raspados de las uñas de la víctima se encontraron elementos genéticos de Jorge Luis, lo que deduce que "hubo una interacción entre la occisa y el sujeto masculino Jorge Luis (...) durante la maniobra de estrangulamiento".

En sus conclusiones, insistió que Lesvy fue estrangulada, pues en el cable telefónico no se encontró ningún nudo que le hubiera dado estabilidad para ahorcarse.

En tanto, la trabajadora social del Reclusorio Oriente, Andrea Díaz Hernández, dijo que el imputado proviene de una familia disfuncional, donde sus padres son separados y no hay cercanía.

Comentó que Jorge Luis le refirió que le gusta la música electrónica y drogarse, además de negar que haya tenido alguna responsabilidad del delito de la muerte de su novia.

Por su parte la perita en materia social Ericka Liliana López determinó la vulnerabilidad, la manipulación, la violencia física y emocional que tuvo la víctima en los últimos seis meses de su vida.

Afirmó que el hecho de que el imputado consumiera alcohol y drogas aumentaba la vulnerabilidad de Lesvy.

Asimismo, sostuvo que hay señales de que se trató de un feminicidio, como la exposición pública del cuerpo, una relación afectiva y manifestaciones previas de violencia.

Además acusó que hubo violencia institucional en cómo fue abordado el caso de Lesvy, pues incluso la colocaron con mayor vulnerabilidad después de muerta y también cuestionó el tratamiento mediático que se dio a la occisa.

También durante la semana el médico forense José Mario Najera Ochoa., proveniente de Guatemala, dijo que la necropsia que se le realizó a Lesvy Berlín en el Instituto de Ciencias Forenses de la Ciudad de México (Incifo) no fue la adecuada, ya que el personal no tomó en cuenta el contexto del espacio donde amaneció estrangulada la víctima.

Al igual que la perita Mercedes Rubio, NAjera Ochoa agregó que Lesvy Berlín tenía 256 miligramos de alcohol en el cuerpo por lo que era incapaz de colgarse con el cable de la caseta telefónica en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en Ciudad Universitaria (CU).

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto