Elecciones en Turquía son más que un voto: especialistas

Estambul / Redacción MX Político.- “Quien gana Estambul, gana Turquía”. El dicho preferido de Recep Tayyip Erdogan se vuelve ahora en su contra. Conquistó la gran metrópolis del Bósforo en 1994 y la retuvo 25 años.

Tras la derrota de su partido en las elecciones del pasado 31 de marzo, trató de aferrarse a ella por las malas, y en la repetición de los comicios del domingo 23 sólo consiguió que el varapalo fuera más duro.

Y se lo dieron, entre otros, sus maltratados preferidos, los receptores de sus acusaciones y denuncias, los kurdos y los sectores laicos y de izquierda. Un intento de engaño de última hora puede haber agravado la magnitud del rechazo. Y un oportunista cambio de lenguaje –su candidato Binali Yildirim utilizó en público la palabra prohibida “Kurdistán”– generó molestia entre sus propias bases.

El poder hasta ahora imbatido de Erdogan parece estar encontrando sus límites. No sólo porque su demostrada capacidad para jugar con las ideologías, y moverse de un lado a otro captando votantes, por fin quedó atrapada en contradicciones, ni porque Estambul –con una quinta parte de la población nacional y casi la mitad del Producto Interno Bruto turco– es, como él insistía hasta hace unas semanas, clave para controlar el país, sino porque haber superado la guerra sucia que le hicieron le da más relumbre a la victoria del opositor Ekrem Imamoglu, nuevo alcalde estambulita y figura emergente que podría retar al presidente-sultán Erdogan.

fjb

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto