Sin Meritocracia y con la Bendición de AMLO / En opinión de Jesús Michel Narváez


Redacción MX Político.- Ser hija de una activista y seguirle los pasos no es suficiente currículum para encabezar la Comisión de los Derechos Humanos, un órgano autónomo que ha sido presidido por juristas de alta calificación y que, con todo los tumbos naturales, demostraron tener los conocimientos para dar respuesta a los reclamos de la sociedad.

El principio de no militancia activa en un partido político o no pertenecer a algún Poder de la Unión, tiene como fundamento darle cauce a las decisiones sin signos partidistas o políticos. Se trata, en síntesis, de desarrollar un trabajo acorde con el artículo primero constitucional y a los tratados internacionales firmados sobre el tema.

Sin embargo, y como diría el contador, la tercera es la vencida y así la hija de Rosario Ibarra de Piedra –no se le conoce de otra manera, sino como la Hija de-  Rosario Piedra Ibarra se convirtió en la segunda mujer en presidir la CNDH, solamente antecedida por Mirelle Roccatti.

Tres votaciones en otras tantas sesiones del Pleno en el Senado de la República hicieron el “milagro”. Con 76 votos, justos los que daban la mayoría calificada, la consentida de ya sabe quién, ganó y “arrasó” a sus competidores José de Jesús Orozco Henríquez y Arturo Peimbert, cuyos méritos profesionales en materia de derechos humanos no se ponen en tela de juicio. Pero así son los arreglos en la Junta de Coordinación Política del Senado de la República que preside el zacatecano Ricardo Monreal, quien ha demostrado que está dispuesto a todo con tal de satisfacer los deseos de su jefe, el Presidente de la República.

La meritocracia fue sepultada. Los conocimientos le hicieron compañía. Nada con valor curricular se tomó en cuenta. Solo el deseo de quien guarda la presea Belisario Domínguez, entregada a Rosario Ibarra de Piedra, hasta que los desaparecidos “hayan aparecido”.

Se quedará con ella como recuerdo.

Dicen que hay que conceder el privilegio de la duda antes de juzgar, pero con eso de que ya hay prisión preventiva y nadie es inocente hasta que lo demuestre, me quedo con la inquietud por el futuro de la CNDH y de los ciudadanos que sufren arbitrariedades de parte de las autoridades federales.


- - - 


Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no reflejan la posición del medio 

 

 

 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto